Sal para piscinas

Volver

El tratamiento para piscinas basado en el sistema de electrólisis salina va ganando adeptos progresivamente. La desinfección se consigue mediante la incorporación de sal para piscinas.

Los sistemas de electrólisis salina generan cloro a partir de la sal común disuelta en el agua. La sal necesaria para su funcionamiento debe ser añadida a la piscina en una concentración de 4-6 g/L (6 veces inferior a la del agua del mar).

La adición de ésta debe realizarse una sola vez en el momento del llenado de la piscina. Aunque, deberán efectuarse pequeñas reposicio­nes periódicas debido a las pérdidas de agua. Por tanto, el mantenimiento del agua se realiza de forma automatizada, lo cual permite ahorrar tiempo, así como dinero, al no ser necesario la compra de productos químicos.

La cloracion salina es un proceso que convierte nuestra piscina en un verdadero circuito cerrado donde con los elementos presentes y de manera natural logran desinfectar la misma de manera controlada.

 

Ventajas de incorporar sal en la desinfección para piscinas

  1. Se obtiene mayor calidad del agua de baño y un agua más clara y natural.
  2. Eficaz control sanitario del agua tratada.
  3. No es necesario volver a com­prar productos clorados (hi­poclorito, tricloroisocianúrico, etc.).
  4. No irrita los ojos ni la piel por el exceso de cloro
  5. No huele a cloro.
  6. Sistema totalmente automatiza­do.
  7. Sistema seguro y economiza­dor de agua.
  8. Ahorra dinero al no adquirir productos químicos destinados al mantenimiento (cloro).
  9. La sal para piscinas genera un método de desinfección que elimina las clorominas y microorganismos, éstos no erradicados mediante la cloración convencional.

 

Uso de cookies de aiguanet.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR